Inicio Salud Vigilancia prenatal ayuda a prevenir y atender riesgos para la madre...

Vigilancia prenatal ayuda a prevenir y atender riesgos para la madre y el bebé: IMSS

Compartir
9 de Mayo: Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal

La primera fase en la gestación es la embriogénesis, es decir, las primeras 8 semanas de embarazo, cuando el embrión va desarrollando los principales sistemas que lo conforman, es el periodo más crítico, cuando pueden presentarse malformaciones, por ello la importancia de una adecuada planificación del embarazo.

Con información enmarcada en el Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal, la doctora Lilia Edith López Rivera, especialista en ginecología y obstetricia, de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 48, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que “lo ideal es que los embarazos sean planeados para que la madre y el bebé tengan los menos riesgos posibles, incluso con chequeo desde antes de embarazarse; porque en las primeras semanas se forma el corazón, cierra el tubo neural, desarrollo neurológico, entre otros”.

Comentó que es hasta la semana 13 donde se especializan aparatos y sistemas del feto, por lo que se debe realizar un primer ultrasonido de la semana 11 a la 13.6, que es el más importante del embarazo y conocido como genético, sirve para verificar el grado de riesgo del feto de tener alguna malformación, riesgo de parto prematuro y de preeclampsia.

Posteriormente, alrededor de la semana 20 termina el desarrollo neurológico del feto y se debe realizar otro ultrasonido conocido como el morfológico para detectar hasta en un 85% las malformaciones mayores como: cardiopatías, problemas neurológicos, labio y paladar hendido, espina bífida, etc.

Si estos dos ultrasonidos arrojan buenos resultados, la paciente puede continuar cursando el embarazo sin necesidad de tantos estudios de este tipo, sino hasta la semana 30 o 34, cuando es recomendable el ultrasonido de crecimiento para estar en oportunidad de detectar alteraciones de crecimiento fetal.

Finalizó diciendo que por todo lo expuesto es importante el control prenatal, a fin de evitar o detectar algunos riesgos para poder atenderlos de la mejor manera posible y no poner en riesgo a la madre ni al bebé.