Inicio INAEBA Ayuda el INAEBA a mamás guanajuatenses a salir adelante

Ayuda el INAEBA a mamás guanajuatenses a salir adelante

Imelda Hernández, concluyó su secundaria con el INAEBA y gracias a ello, pudo estudiar una carrera técnica que ahora le permite trabajar en una escuela de educación especial.

León, Gto. En el marco de la conmemoración del Día de las Madres, el Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), ofrece sus servicios educativos a todas las mujeres en rezago educativo, y en especial, a quienes han tenido hijos para que puedan salir adelante y tengan la posibilidad de ofrecerles mejores condiciones de vida.

Una vez que las beneficiarias del INAEBA acreditan su primaria o secundaria, obtienen su  certificado digital con validez oficial.

Para las madres de familia, el Instituto ofrece asesorías educativas gratuitas y en horarios accesibles a sus dinámicas laborales y compromisos cotidianos.

Además, los círculos de estudio donde se imparten estas asesorías se ubican en lugares cercanos a sus domicilios.

El INAEBA también ofrece a las mamás de todo el estado que dejaron trunca su educación básica o que se salieron a semanas o días de terminar su último ciclo escolar, la posibilidad de acreditar su primaria o secundaria con un solo examen de conocimientos. Si lo acreditan, están en posibilidad de recibir su certificado.

Una de las grandes ventajas de las modalidades de estudio del INAEBA, es que toman en cuenta la vasta experiencia de vida de las mamás, así como sus saberes y conocimientos educativos previos.

Logra Imelda sus sueños con el apoyo del INAEBA

“A mí la educación me transformó la vida y como maestra me toca apoyar a mis alumnos para que salgan adelante con un amor especial”, así lo aseguró Imelda Angélica Hernández Márquez, quien luego de egresar del INAEBA, estudió la carrera técnica como auxiliar educativa y ahora trabaja en la Asociación Amigos del Down, ubicada en León.

Imelda Hernández recibió asesorías educativas para certificar la secundaria en un círculo de estudios ubicado en el templo de San Marcos, de este municipio, donde egresó con un promedio de 9.

“Toda la vida quise trabajar con niños pero casualmente estoy trabajando en una escuela de educación especial de niños con síndrome de Down y estoy feliz y encantada. El hecho de ser mamá me ayudó muchísimo para todos mis hijos. Yo tengo 3 hijos, y aparte mis hijos de la Institución.

“Se necesita bastante paciencia y cariño para estar con ellos, mucha comprensión, calma y mucho amor”, aseguró Imelda Hernández.

Tras haber cumplido una de sus metas, se dice lista para estudiar una licenciatura en educación especial y recomienda a otras mujeres que sean madres de familia que no se queden en rezago educativo.

“Yo las aliento a que sigan estudiando, que no se queden en casa que se den su tiempo hay que organizarnos un poquito. Hay lugares de INAEBA donde pueden estudiar y terminar su primaria y secundaria, pueden terminar una carrera técnica, nunca dejen sus sueños al olvido”, concluyó.