Inicio INAEBA Busca INAEBA reducir el analfabetismo entre la población adulta mayor en Irapuato

Busca INAEBA reducir el analfabetismo entre la población adulta mayor en Irapuato

Clara Campos de 71 años (izq), vecina de la comunidad de Godoy de Salamanca, Guanajuato, se alfabetizó con el INAEBA y facilitó la instalación de un círculo de estudios en su domicilio para atender a otros adultos mayores.

Salamanca, Gto.- El Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), invita a toda la población a colaborar en la atención educativa de las personas mayores de 60 años que aún no saben leer ni escribir, quienes representan poco más de la mitad de las personas analfabetas en el estado.

De acuerdo a información actualizada al cierre del 2018, con base a la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, estadísticas del Sistema Educativo Nacional de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y logros del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), en Guanajuato hay 206 mil 636 personas en esta condición.

De ellas, 22 mil 103 tienen entre 60 a 64 años y otras 94 mil 21 tienen más de 65 años. Ambos grupos representan el 56 por ciento del total de las personas analfabetas en Guanajuato.

En muchos de los casos, los adultos mayores que se encuentran en situación de analfabetismo, presentan algún tipo de discapacidad por su edad, ya sea auditiva, visual o motriz. Aunque el INAEBA cuenta con asesores educativos preparados para atenderlos conforme a sus necesidades, en muchas ocasiones no pueden acudir por propio pie a los círculos de estudio.

Es por ello que el Instituto invita a todas las personas que tienen familiares con más de 60 años que aún no saben leer ni escribir, a colaborar en la atención educativa de estas personas.

Según lo dicho por personas mayores de 60 años que ya se atienden con el INAEBA, como es el caso de la señora Clara Campos Guerrero, de 71 años y vecina de la comunidad de Godoy, en Salamanca, Guanajuato, en su niñez no había escuelas cerca de la comunidad.

Aunado a ello, por usos y costumbres, muchas niñas se quedaban realizando labores en sus hogares, lo que incrementó el rezago educativo en este grupo de la población.

Tan sólo en Salamanca, de las 5 mil 991 personas mayores de 60 años que son analfabetas, 3 mil 841 son mujeres (el 64 por ciento) y 2 mil 150 son hombres (el 36 por ciento).

De dividir este porcentaje entre rangos de edad, nos arroja que 3 mil 16 salmantinas tienen más de 65 años y otras 825 tienen entre 60 y 64 años. En el caso de los hombres, mil 729 tienen más de 65 años y 421 tienen entre 60 a 64 años.

En otro municipio del corredor industrial como es Irapuato, si bien desde la anterior administración estatal se levantó bandera blanca en analfabetismo, lo que significa que han logrado que menos del 4 por ciento de su población mayor de 15 años esté en esta condición, aún hay 4 mil 400 mujeres de más de 65 años que no saben leer ni escribir, por mil 889 hombres.

En su caso, Clara Campos fue alfabetizada por el INAEBA y comenzó su primaria en un círculo de estudio instalado en su hogar, donde además se atienden a otros adultos mayores.

“El tiempo es oro, es como el aire que respiramos, y yo quiero seguir adelante. Yo ya me enseñé a leer y a escribir y espero llegar a la prepa y a la universidad, y además el por el bien de mi nieta”, concluyó.

“Cuando no sabía leer, no miraba, pero ahora que sé leer, ya abrí los ojos, es como volver a nacer”, dijo Clara Campos acompañada de su nieta, tras recibir su constancia de alfabetización con el INAEBA.