Recibe apoyo para terminar su primaria y secundaria

Dolores Hidalgo, Guanajuato, a 28 de febrero de 2021.- “La edad solo está en la mente y no hay imposibles si uno se lo propone”, fue la frase que mencionó el señor Lucio al retomar sus estudios, pues de niño no pudo ingresar a un aula.

Lucio Camacho Márquez recuerda cómo en su niñez el apoyo para estudiar no era mucho y tuvo que salir a trabajar desde pequeño, al quedarse con las ganas de acudir a una escuela.

A la edad de 66 años, dijo que, con el apoyo de INAEBA logró obtener un certificado de primaria y el de secundaria se encuentra en proceso, pues ya concluyó este nivel; esta situación dice, lo ha ayudado a mejorar como persona y apoyar a sus nietos.

“En aquel tiempo las escuelas casi estaban prohibidas, nadie apoyaba a los hijos para que fueran a la escuela; me gustó mucho estudiar desde el principio, pero no había la disponibilidad de las personas, tuve que enseñarme a leer y escribir con amistades”.

Don Lucio conoció los servicios educativos del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA) mediante el sistema DIF del municipio de Dolores Hidalgo, pues dos de sus nietos acudían a clases de ballet y ahí recibió la información que lo motivó a inscribirse.

Él mencionó que los avances son notables, pues ya sabe leer y escribir correctamente, además de haber mejorado su ortografía al avanzar en sus estudios.

“A mis nietos, gracias a Dios tienen los medios y estamos en unos tiempos donde los padres apoyan a sus hijos y qué bueno, yo lo veo muy positivo; yo no pude porque tenía que trabajar para mantenerlos, pero nunca les impedí que estudiaran”.

Actualmente, atiende su taller de electrónica que desde hace varios años atrás le ayudó en llevar el sustento para su familia; él siempre apoyó en los estudios a sus hijos y agradece que ahora algunos lograron su meta o son trabajadores responsables.

“No tengan miedo, acérquense a INAEBA, no les va a pasar nada y van a recibir verdadero apoyo; yo nunca estuve en un aula de una escuela pública, donde tuviera un maestro de educación física, de matemáticas, química. Yo invitaría a los que están dudando, no lo duden, hay buenos maestros, van a recibir buen apoyo, eso se los garantizo”.

Lucio dijo al final que, con su historia busca inspirar a todas las personas adultas del estado de Guanajuato en seguir con sus estudios, para él nunca es tarde para aprender y lograr las metas que se propone.