Uso de oxímetro apoya valoración médica: IMSS

  • Se utiliza para medir la saturación de oxígeno en la sangre

 El uso del oxímetro es sólo una herramienta para conocer la severidad de la enfermedad que se monitorea y no sustituye en ninguna circunstancia la valoración médica. Actualmente es muy utilizado por la población debido a la emergencia sanitaria por COVID-19.

“El oxímetro es un aparato de uso médico que mide de manera indirecta la saturación de oxígeno en la sangre, mediante luz infrarroja, dijo el jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos, de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en León, doctor Pedro Luis González Carrillo.

El dispositivo se puede colocar en la punta del dedo medio de la mano; hay otras opciones en los que puede ser cualquier dedo de las manos o pies, incluso el lóbulo de la oreja.

Explicó que el oxímetro se debe colocar durante un minuto para obtener un valor confiable. El valor normal de saturación es de 94 a 99 por ciento; de alerta es entre 90 y 93, lo que sugiere atención médica, y 89 o menos es dato de alarma, por lo que se debe acudir al servicio de Urgencias.

Ante la presente emergencia sanitaria, el especialista del IMSS recomendó a la población contar con un oxímetro en casa, porque puede alertar sobre la necesidad de acudir oportunamente a valoración.

Por otro lado agregó, que el papel del oxímetro de pulso durante la contingencia por COVID-19 ha sido una piedra angular en las decisiones terapéuticas para los pacientes, mientras que en los hospitales estratifica la atención del derechohabiente en los servicios de Urgencias e identifica a quienes requieren oxígeno suplementario, e incluso intubación.

Señaló el especialista González Carrillo que otros padecimientos que requieren monitorización de la saturación en casa, por oximetría, son las enfermedades pulmonares, por ejemplo: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma, neumonía, fibrosis pulmonar, entre otras, así como insuficiencia cardiaca, renal y algunos padecimientos neurológicos degenerativos.

Explicó que en la enfermedad por COVID-19, la frecuencia de monitorización dependerá de la gravedad del padecimiento. El proceso infeccioso es activo durante 15 a 21 días y debe realizarse la medición una vez al día en caso de mantenerse por arriba de 94 por ciento.

Si la saturación por más de un minuto se mantiene por debajo de 93 es ideal tomarla tres veces al día, y por debajo de 89 se debe acudir al servicio de Urgencias en ese momento, refirió.

Por último, el galeno recordó a la población que es importante continuar con: lavado de manos, uso de gel antibacterial y cubrebocas, sana distancia y evitar salir de casa en lo posible, además de no asistir a reuniones, a fin de cortar la cadena de contagios de esta enfermedad.